Saltar al contenido

Simplemente orgullosa de mi monstruo.

“No ocurre nada hasta que algo se mueve” . Albert Einstein

El pensamiento ecuánime-asertivo brinda salud al ser humano que decide hacer uso del mismo, establece un balance de calidad de vida para las diferentes áreas, personal, de pareja, corporativa, entre otras. 

En contraparte, el pensamiento caótico-patológico, coloca al ser humano como un adicto emocional “que lo obliga a sentirse mal para estar bien”, este ente que no disfruta porque segrega una serie de sustancias bioquímicas y comportamientos donde ya no hay pensamiento racional, sino un comportamiento automático que lo hace victimizarse para considerar que tiene el mundo en contra.

La psiquis utiliza un lenguaje, que es muy versátil para fingir el verdadero ser que habita en el interior.  En los dos últimos años, he realizado veintena de asesorías a altos ejecutivos de diversos continentes, donde no es precisamente el tema financiero el más relevante, ya que más del setenta por ciento de ellos, ese tema ya lo tienen resuelto.  El indicador más importante ha sido la confianza y la seguridad que ha mermado en primer lugar.   

La confianza y la seguridad, dos valores y atributos que sirven de catalizador para empoderar al ser humano, a lograr deseos, sueños, y objetivos que parecen imposibles en un plan y propósito para cualquier ser humano.  El niño anhela un hogar donde se le brinde seguridad y se establezca la confianza, donde lo inspiren y a través del lenguaje usamos cuentos, mitos e historias para que ese niño después hombre consolide sus objetivos, o en su defecto le cueste lograrlo.

Siempre recuerdo una frase de mi maestro Nelson Torres, quien dice “nadie puede comprar un padre o una madre con diez libras de ternura, veinte libras de amor, o quince libras de confianza”, no existe algún supermercado en el globo terráqueo que nos ofrezca la compra como hubiésemos deseado de un padre o una madre.   No existen padres perfectos, tampoco hijos, por lo cual es importante tener un plan para ser mejores que nuestros predecesores, en todos los aspectos, incluyendo el emocional, factor clave del éxito, y del cual se habla muchísimo en los tiempos actuales, sin embargo, un gran número de sujetos, sigue sin prestarle atención a este componente de vida que mueve al ser humano.

En una de las últimas sesiones del año dos mil veintiuno, una ejecutiva en España, me dijo “yo estoy orgullosa de mi monstruo”; cuando auto-observamos quien soy, desde una perspectiva ecuánime-asertiva puedo ver el camino que ha permitido el crecimiento, donde ya no hay dolor, sino crecimiento y se puede usar la inteligencia en conjunto con las emociones para obtener lo deseado usando el ingrediente del amor y la confianza para visualizar y lograr mejores oportunidades.  Cuando el monstruo interior, simbólicamente, se transforma en la reina o el rey, se direcciona tu vida, minimiza tus temores, y se multiplica las metas para su logro, sin miedos, con mayor ecuanimidad y autonomía. 

Hay lecciones, que la humanidad está en proceso de aprendizaje, algunos expertos la llaman la triada: work (trabajo) – life (vida)- balance (equilibrio).  Una triada que está apenas en el comienzo de su expansión.   En Norteamérica en el 2021, renunciaron más de doce millones de personas buscando una mejor calidad de vida.  Sin duda alguna hay lecciones que cada sociedad busca aprender y cada ser humano, también.  Son momentos excelentes de replanteamientos, los grupos etarios que están haciendo mayor análisis de nuevas perspectivas oscilan entre las edades de treinta a cuarenta y cinco años. 

No es precisamente, sentirse orgullosa o orgulloso del monstruo, es poder apreciar que no conocemos al verdadero tu del otro, que tiene hematomas emocionales, una historia con una psicobiografía personal, particular, donde una palabra puede detonar un malestar o una motivación.  El poder del lenguaje, desde la perspectiva de la psiquis, moldea cambios sustanciales en la estructura cerebral.  No es ser un optimista en exceso, sin embargo, bajo un modelo pesimista, nunca se logran resultados positivos.   El orgullo de esa ejecutiva con su pensamiento ecuánime-asertivo, que me concedió su permiso para escribir este articulo que está en sus manos, es porque precisamente gestiona mejor sus pensamientos para brindarle alegría a la vida, desde su óptica personal, libre de dudas, donde el dragón se minimizó para sacar lo mejor de su poder interior, sin controlar a otros, solo para buscar la paz que consiguen los hombres de bien y buena voluntad, multiplicando el plan de hoy para un mejor futuro.

Autor; Robert Morillo Montoya
Email: robertmorillo@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.