Saltar al contenido

El Mundo de Los Sueños.

El Mágico Mundo Onírico es una dimensión que raya todavía en los albores del Siglo XXI en la dimensión de lo increíble e inexplicable en muchos casos… Como su etimología lo indica, este mundo se refiere a los Sueños- onir: que es un prefijo que significa ensueño. Ahora bien, nos hemos planteado alguna vez en nuestra vida, si realmente Soñamos lo que Vivimos, o Vivimos lo que Soñamos?… Quizás a más de uno de nosotros esta interrogante nos ha invadido alguna vez en nuestra existencia… depende entonces como concibamos lo que vivimos para poder cada quien darle respuesta a esta y otras tantas interrogantes que surgen de este apasionante y complejo mundo. Diferentes estudiosos de este campo, desde la Antigüedad hasta ahora, han demostrado una vez más que en el mundo de la inconsciencia o estado no consciente, es posible cualquier manifestación mental, ligada a múltiples factores como: cultura, edad, sexo, creencias religiosas, ocupación, estado de salud, etc. inciden de manera notable en la vivencia de cada ser humano en este mágico mundo que ha deparado las más variadas sorpresas e increíbles manifestaciones. Así pues, que países o culturas como: Mesopotamia, Egipto, India, China, la cultura Grecolatina, las culturas americanas (Precolombinas: Maya, Aztecas e Incas…aborígenes de Norteamérica), África, etc.… han sido protagonistas de estas manifestaciones oníricas; y autores como: Hipócrates, Homero, el filósofo chino Chiang Chou, el psicólogo Sigmund Freud, Kilton Steward, Carl Gustav Jung, Nietzsche, Adler, Castaneda, Juan Matus, Eric Fromm, etc… han abordado este campo a través de diferentes métodos e interpretaciones. Pero, ¿qué es un Sueño?… de manera muy sencilla los diccionarios lo definen como el acto de dormir, pero hay personas que sueñan despiertas? entonces una conclusión a la que llegamos en una forma muy clara, es que constituye- como afirman Pedro Engel y Gloria Liberman en su obra Los Sueños/1998 – …Un proceso creador de Imágenes, Sonidos, Colores, Sensaciones, Sentimientos, etc., en estados fuera de la consciencia…. Lo cual nos lleva a admitir que el fenómeno se da cuando dormimos, momento en el cual nos sumergimos en un estado fisiológico de recuperación de nuestro desgaste energético diario y realizamos nuestra renovación celular. Pero también soñamos despiertos, cuando visualizamos, proyectamos aquello que queremos o deseamos, lo que en la cuántica definen como el presente, aquí y ahora…. Es tal la importancia del estudio de los sueños, que el neurofisiólogo Michel Jouvet, pionero de los estudios sobre el sueño y fundador de la Asociación de Sociedades Profesionales para el estudio del Sueño, plantea: “…es probable que una de las vías que conduzcan a la explicación del funcionamiento de la mente resida en el estudio de los Sueños, ya que existe una estrecha relación entre las fluctuaciones energéticas del cerebro y la aparición de estos. La actividad onírica es una de las últimas fronteras de las neurociencias…” ¿De qué se componen básicamente los Sueños?… de Símbolos y Signos; siendo los primeros una representación visual (como lo afirma Jung en su obra El Hombre y sus Símbolos, p. 17) de nuestra propia estructura psicológica o interna; mientras que los Signos son representaciones de vivencias o situaciones relacionadas con nuestra cotidianidad (Cooper, El Simbolismo, p. 1) Pero mientras que, para Freud y Adler, los Sueños sólo son un conjunto de recuerdos recientes o de infancia, trasformados, elaborados… Para Jung, en su singular visión arquetípica del mundo, es además un mundo donde se manifiestan las potencialidades inherentes a la imaginación humana, en donde se mezcla lo místico, los mitos, la metafísica y las experiencias religiosas. Es lo que ha denominado el Inconsciente Colectivo… y para poder abordar este complejo mundo, Jung estableció los Arquetipos, que no son más que representaciones o imágenes idénticas que se manifiestan en los sueños de personas de diferentes sexos, religión y cultura… Incluso estas representaciones pueden contener acumulativamente recuerdos y deseos desde las primitivas experiencias de la humanidad… Y las resume en tres términos: Anima: representa al lado femenino, a las mujeres que el soñador ha conocido. Animus: la parte masculina; y sería lo contrario del Anima. Sombra: sería la parte negativa de nosotros mismos que nos cuesta y que permanece por control consciente, oculto. Ahora como proceso o fenómeno reparador, se ha comprobado mediante estudios con modernos aparatos que miden las ondas cerebrales y los valores fisiológicos, que los sueños nos permiten restablecer nuestro equilibrio psicológico; por lo tanto tienen razón de ser, y por instinto o necesidad de auto conservación, todos soñamos unas cuatro o 5 veces por noche, y durante ellos, los ojos se mueven rápidamente, por ello a esta fase se le ha llamado REM, por sus siglas en inglés q significan: Rapid Eye Movement o Movimiento Ocular Rápido o Veloz. Un sueño también puede ser inducido…. Mediante la Meditación y la Relajación, mediante fármacos, musicoterapia, etc.; el tiempo de soñar también es otra característica interesante de estudiar, se ha demostrado que varía según la edad; en los niños hasta una edad de dos a tres años pueden estar soñando un 70% del tiempo, en los bebés un 80%, pero en la adolescencia comienza una disminución drástica que llega en la adultez a sólo un 15% a un 12%. Los animales también sueñan, esto se ha determinado por la misma característica de los movimientos oculares que suceden en los humanos, llamados movimientos oculares rápidos o REM en inglés. Los intervalos promedios entre uno y otro sueño son según lo determinaron los doctores Dement y Wolper, 90 minutos; y su duración no va más allá de los 90 a 120 segundos. Todos soñamos, pero no todos recordamos. Existen diferentes tipos de sueños, que según el individuo y el contexto en que se desenvuelve, pueden ser más frecuentes unos u otros; así tenemos: 1.- Los Lúcidos o Conscientes: cuando se tiene conciencia de estar soñando y se posee cierto control sobre él. En las ciencias o escuelas no clásicas, como la Metafísica y la Parapsicología lo utilizan para la sanación y desarrollo de facultades paranormales, también se le llaman Ensoñación. 2.- Telepáticos: cuando se da una comunicación entre dos o más personas a través de un mensaje común soñado. Esto suele suceder mucho entre los grandes Maestros y Psíquicos, cuando desean transmitir algún mensaje o idea a sus discípulos. 3.- Recurrentes: soñar repetidas veces lo mismo a lo largo de la vida. Según Jung, esto ocurre cuando son sobre un hecho traumático o una premonición o presagio.

Finalmente, algunos de los símbolos más comunes aparecidos en los sueños:

Fuego: sinónimo de destrucción o purificación material; por lo que puede significar o interpretarse como una transformación o como también pasión. También se asocia como elemento generador de vida; pero así como ilumina quema… Lago, Mar o Agua: representa el mundo interior de nuestros sentimientos y fantasías; representa al inconsciente y a nuestro origen materno. Montañas: significa ascender en la vida, sobre todo en el plano espiritual; también indica obstáculos que vencer.   Autor; Terapeuta Holístico Dr. Milton González Fernández. Telf.; +58 4120792098. Instagram: miltongonzálezfernández  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.